martes, 12 de abril de 2011

LA PASCUA

Todos sabemos que a finales de marzo o principios de abril, este año un poco más tarde, llega la Semana Santa. Para algunos un periodo vacacional, pero para otros  es una semana donde se recuerda la muerte y resurrección de Jesús.

Es una gran fiesta cargada de significados y simbolismos religiosos, pero también de reuniones y encuentros familiares.

Además de la cristiana, para otras religiones es una fecha muy importante.  

El nombre Pascua deriva de la palabra Pesach, nombre hebreo, una festividad judía que está ligada fuertemente con la católica. Las Pascuas judías duran entre 7 u 8 días en recuerdo del éxodo y la libertad del pueblo israelita, que escapara del faraón egipcio.
 
La evangelización no pudo desarraigar del todo los festejos más importantes de los pueblos germánicos, al igual que en otras regiones del mundo. En estos pueblos se celebraba antiguamente una fiesta en honor a Eostre, diosa pagana germánica de la primavera y la luz. Era un festival del equinoccio de la primavera, el 21 de marzo, en el que se celebraba el fin del frío y la oscuridad y la vuelta a la vida después del crudo invierno. 

Hay elementos de la tradición Europea Occidental que nunca fueron aceptados por los cristianos  ortodoxos. La simbología de esta fiesta era el conejo, adoptado como símbolo de fecundidad, que aún hoy en día se sigue utilizando en las decoraciones de esta celebración. 
El conejo de Pascua suele traer en estas fechas unos huevos coloreados como rayos del sol, también como símbolo de la fecundidad y de la vida que renace. Los niños de varias partes del mundo, colorean y esconden huevos de Pascua. Sin embargo, este juego tampoco fue adoptado por países tradicionalmente cristianos. 

En  Estados Unidos, Noruega y República Checa, las celebraciones de estas fiestas traen aparejadas algunas tradiciones locales que se escapan de su sentido religioso. En los Estados Unidos, el día de Pascua se ha convertido en un fenómeno comercial del que participan familias de diversas religiones.

El sentido de la Pascua  ha pasado a ser una celebración infantil. Los huevos y conejos de Pascua se venden en variadas presentaciones, desde el tradicional huevo de chocolate, hasta muñecos y juguetes. La tarde del sábado los huevos se esconden una vez adornados y el domingo por la mañana los niños los buscan.


En Noruega, la tradición de Pascua incluye el esquí en las montañas y los huevos que pintan para adornar. Pero existe un elemento típicamente noruego que resulta muy curioso: es una tradición solucionar asesinatos en Pascua. Todos los canales principales de la televisión muestran crímenes e historias detectives, las revistas publican historias donde los lectores pueden intentar descubrir quién lo hizo, y se publican muchos libros nuevos. Incluso los cartones de la leche cambian para tener historias de asesinatos en sus lados. 

No hay comentarios: