jueves, 21 de abril de 2011

¿QUÉ REPRESENTA CADA DÍA DE LA SEMANA SANTA?

La Semana Santa es una fecha fundamental del calendario cristiano en todo el mundo, cargada de significados y simbolismos religiosos, pero también de reuniones y encuentros familiares. ¿Qué  
representa cada día de esta semana para los cristianos?
Domingo de Ramos. Este día representa la llegada de Jesús a Jerusalén.  Jesús llegó montado sobre un borrico. Al llegar a la Tierra Santa,  lo recibieron con  gran entusiasmo, por eso este día, tanto en las procesiones como en las iglesias, los creyentes llevan ramas de olivo o de palma, como un símbolo de la fe renovada. Estas palmas y olivos son  quemadas al año siguientes para ser usadas  en los servicios del Miércoles de Ceniza. 

Lunes Santo. El Lunes Santo es un día crucial por su  significado histórico. Jesús vuelve a Jerusalén y se dirige al templo, pero lo encuentra convertido en un mercado, lleno de comerciantes dispuestos a hacer negocios entre ellos. Jesús se enfrenta a los vendedores y los echa del lugar, argumentando que era un lugar sagrado al que había que respetar; un lugar donde se iba a rendir culto. 
Martes Santo. Fue el anuncio de la muerte del Señor. Durante la cena una mujer hace su entrada en la casa, era María Magdalena, arroja un perfume sobre los pies de Jesús, las personas de la casa se enfadan con ella, diciendo que el perfume podría haber servido como mercancía para vender y beneficiar luego a los pobres. Sin embargo, ante el asombro general, el Señor defiende a María diciendo: "Esto ha sido como una preparación para mi entierro".
Miércoles Santo.  Es el día de la traición. Este día se recuerda el momento en que Judas, uno de los doce discípulos del Señor, se pone de acuerdo con los enemigos de Jesús y se ofrece a entregarlo a cambio de 30 monedas de plata.
Jueves Santo. En este día la Iglesia Católica conmemora la institución de la Eucaristía en la Última Cena de Cristo. Durante los oficios  se celebra el lavatorio de pies que representa el momento en que Jesús llega al Cenáculo y lava los pies de sus discípulos uno a uno. Una vez en la mesa se celebra la misa, donde el Señor ordena a sus apósteles sacerdotes y les indica que de ese momento en adelante ellos celebrarían la misa. Cuando finaliza la cena, Jesús se despide de su madre y sale en dirección a un huerto de olivos, acompañado de algunos discípulos. Esa misma noche, Jesús es entregado por Judas y puesto en prisión donde lo interrogan durante toda la noche. Ese es uno de los días más importantes de la Semana Santa y su festejo incluye procesiones desde la madrugada hasta el día siguiente, el Viernes Santo. 
Viernes Santo.  Es un día crucial en la liturgia cristiana y la conmemoración de la muerte de Cristo en la cruz. Cristo recorre la ciudad de Jerusalén con la pesada cruz de madera en dirección al Calvario. A horas del mediodía el Señor es crucificado. Más tarde, para certificar su muerte le clavan una lanza confirmando el fallecimiento. A la noche, los fieles desclavan el cuerpo de Cristo y lo entregan a su madre, para finalmente enterrarlo en el sepulcro. Es el único día del calendario litúrgico donde no se celebra la eucaristía. 
Sábado Santo. Día en el que la Iglesia católica conmemora a Jesús en el sepulcro. En este día tiene lugar una de las principales celebraciones religiosas de todo el año: la Vigilia Pascual, que se realiza después de las 6 de la tarde.  La Vigilia es la más grande y santísima noche del año, la celebración antigua más importante y más rica de contenido.
Domingo de Resurrección.  De acuerdo con los escritos cristianos, el Domingo de Pascua es el día en el cual Jesús salió de su sepulcro. Este hecho es fundamental para el cristianismo. Fueron los primeros cristianos quienes transformaron la celebración de la Pascua judía en la fiesta cristiana de la resurrección de Jesús de Nazaret, celebrada el domingo siguiente a la luna llena, posterior al equinoccio de primavera (21 de marzo). 

martes, 12 de abril de 2011

LA PASCUA

Todos sabemos que a finales de marzo o principios de abril, este año un poco más tarde, llega la Semana Santa. Para algunos un periodo vacacional, pero para otros  es una semana donde se recuerda la muerte y resurrección de Jesús.

Es una gran fiesta cargada de significados y simbolismos religiosos, pero también de reuniones y encuentros familiares.

Además de la cristiana, para otras religiones es una fecha muy importante.  

El nombre Pascua deriva de la palabra Pesach, nombre hebreo, una festividad judía que está ligada fuertemente con la católica. Las Pascuas judías duran entre 7 u 8 días en recuerdo del éxodo y la libertad del pueblo israelita, que escapara del faraón egipcio.
 
La evangelización no pudo desarraigar del todo los festejos más importantes de los pueblos germánicos, al igual que en otras regiones del mundo. En estos pueblos se celebraba antiguamente una fiesta en honor a Eostre, diosa pagana germánica de la primavera y la luz. Era un festival del equinoccio de la primavera, el 21 de marzo, en el que se celebraba el fin del frío y la oscuridad y la vuelta a la vida después del crudo invierno. 

Hay elementos de la tradición Europea Occidental que nunca fueron aceptados por los cristianos  ortodoxos. La simbología de esta fiesta era el conejo, adoptado como símbolo de fecundidad, que aún hoy en día se sigue utilizando en las decoraciones de esta celebración. 
El conejo de Pascua suele traer en estas fechas unos huevos coloreados como rayos del sol, también como símbolo de la fecundidad y de la vida que renace. Los niños de varias partes del mundo, colorean y esconden huevos de Pascua. Sin embargo, este juego tampoco fue adoptado por países tradicionalmente cristianos. 

En  Estados Unidos, Noruega y República Checa, las celebraciones de estas fiestas traen aparejadas algunas tradiciones locales que se escapan de su sentido religioso. En los Estados Unidos, el día de Pascua se ha convertido en un fenómeno comercial del que participan familias de diversas religiones.

El sentido de la Pascua  ha pasado a ser una celebración infantil. Los huevos y conejos de Pascua se venden en variadas presentaciones, desde el tradicional huevo de chocolate, hasta muñecos y juguetes. La tarde del sábado los huevos se esconden una vez adornados y el domingo por la mañana los niños los buscan.


En Noruega, la tradición de Pascua incluye el esquí en las montañas y los huevos que pintan para adornar. Pero existe un elemento típicamente noruego que resulta muy curioso: es una tradición solucionar asesinatos en Pascua. Todos los canales principales de la televisión muestran crímenes e historias detectives, las revistas publican historias donde los lectores pueden intentar descubrir quién lo hizo, y se publican muchos libros nuevos. Incluso los cartones de la leche cambian para tener historias de asesinatos en sus lados. 

lunes, 4 de abril de 2011

LAS FECHAS DE LA SEMANA SANTA

Las fiestas cristianas como la Navidad -25 de Diciembre-, la Natividad de la Virgen María  -8 de Septiembre-, San Juan Bautista -24de Junio- y otras fiestas importantes, son fijas en el calendario por el que nos regimos, que es el calendario Cristiano. Sin embargo la Semana Santa cada año se celebra en un día distinto.

¿A que es debido esto?

Todo el calendario Cristiano tiene su origen en la Resurrección del Señor. Durante los tres primeros siglos del Cristianismo la única fiesta que se celebraba era la Pascua de Resurrección y en menor medida Pentecostés, el descenso del Espíritu Santo sobre los Apóstoles. Con el paso del tiempo las celebraciones se fueron ampliando y apareció el Domingo  –día del Señor-  una mini Pascua de Resurrección. De esta forma se fue creando un calendario de fiestas cristianas para  celebrar los distintos momentos de la vida de Jesús. 
  
El domingo de Resurrección se celebra el domingo siguiente a la primera luna llena del equinoccio de primavera, cayendo entre el 22 de marzo y el 25 de abril. En el 2011, cae el 24 de abril. De esta forma las fiestas de la Pascua para los años siguiente caen en:

año 2012: 8 de abril.

año 2013: 31 de marzo.

año 2014: 20 de abril.


En el Concilio de Nicea (año 325) se promulgó que la Pascua cristiana se celebraría "el primer domingo después de la primera luna llena después del equinoccio vernal o de primavera". En consecuencia, astronómicamente, la Pascua nunca puede caer antes del 22 de marzo ni después del 25 de abril. La enorme importancia que tenía para los cristianos la Pascua como festividad de la Resurrección de Jesús, les llevó a creer que dicha celebración no podía llevarse a cabo sin cierta preparación espiritual. Pensaban que debían acondicionar sus almas durante algunos días de ayuno, penitencia y oración. Esto sería lo que posteriormente se llamaría Cuaresma que  empieza el miércoles de Ceniza, cuarenta días antes del Domingo de Resurrección. 


El día de la Ascensión del Señor es cuarenta días después del Domingo de Resurrección y veinticinco días después es la fiesta de Corpus. De esta forma casi todo el calendario Cristiano gira en torno a la Semana Santa.