sábado, 22 de enero de 2011

EL GANSO DE LA CATEDRAL

Durante el siglo XVIII se  estableció una categoría especial dentro de la literatura, la de los romances vulgares, que se hicieron ex profeso para ser  representados  en tertulias. Cuando  las gentes de los pueblos y cortijos de Andalucía, se reunían , había un hombre que recitaba romances,  hechos a propósito para tal fin.
Estos romances solían ser de varias clases: Unos contaban vidas desgraciadas, otros en cambio éxitos amorosos o  situaciones de campesinos que asistían a lugares nunca vistos.
Uno de estos romances es el llamado EL GANSO DE LA CATEDRAL, que imita la manera de hablar de un hombre del campo, que describe una catedral del  modo más torpe posible.
Este Romance se lo recitaba a la Abuela María, cuando era pequeña,  su tía Araceli .  La memoria falla de vez en cuando, así que al escribirlo hay algunos textos que no serán los originales y está escrito en prosa.

Va el cuento.

Era un hombre de pueblo que fue a la feria de Sevilla. Lo primero que hizo fue comprarle un bozal*  a  su burro y decía: ¡Está con él  mejor mi burro que yo de recién casao!
Andando por Sevilla, llego a la puerta de una sacristía y entró. Vio la pila del agua bendita, ató el burro y dándo un paseo,  se dijo: la casa tiene su comedor, su corral y su tinao*, pues esta to lo tiene, no le falta de na.
Era misa Mayor.


Pues salieron unos tios con unos sayones largos de lienzo, muy arrugaos, 
y paece que llevaban razón porque tos estaban callaos.
 ¡Y que señores tan delicaos,
 que al punto de dar la vuelta tos estaban mareaos!

Y uno dijo: “piquis  miquis”.
 Y yo les dije:”canario,
 no me hable usted en latín, hábleme  osté por lo claro, 
que con los hombres de bien no se tienen esos tratos”.

Se acabó aquello y yo me di una vuelta por to el comedor y vi que tos estaban mojando, yo me asomé y no había ni una tajá , pues el que llega tarde ni oye misa ni come carne, y yo saque de mi zurrón cuatro coscurros y los eche en el agua y me lo comí. Cogí mi burro y me fui tan pancho, pues había estao en la Feria de Sevilla.

Bozal: Aparato o pieza que estorba la boca de los animales para evitar que muerdan, mamen o pasten en los sembrados.
Tinao: Habitación  que está antes de la cuadra.
Cuadra: Donde se refugian animales de monta y tiro como caballos, burros o vacas..


María Pérez

2 comentarios:

paqui dijo...

mu chulo, lo recordaba mas largo

Antonio J. dijo...

Ánimo y recuérdalo, se puede rectificar.